Veinte síntomas para detectar la adicción a Twitter

51910fe7e3889_275x206¿Cómo saber si una persona es adicta a la red de microblogging? Cada vez hay más usuarios afectados por su dependencia a las redes sociales. Para algunos, un fenómeno a nivel mundial. Sin embargo, un experto argentino descarta tal patología.

¿Es posible ser adicto a Twitter? El ser humano es proclive a las adicciones y uno de los fenómenos que más preocupa a nivel mundial es la adicción a las nuevas tecnologías. Existen personas dependientes al extremo de su smartphone, tablet o computadora y que, al dispositivo elegido, nunca le falte la conexión a Internet, para poder ingresar a su sitio o red social preferida.

Un reciente estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago, señaló que las patologías pueden ser de los más variadas y pueden afectar las salud del “enfermo” y la de su entorno. Además, apuntó que se detectaron elementos para considerar que las redes sociales, sobre todo Twitter, pueden ser más adictivas que el cigarrillo y el alcohol.
El estudio señala que a medida que avanzaba el día, “la fuerza de voluntad” del ‘tuitero’ va “decreciendo” entorno a otras pulsiones. “Algunas actividades fisiológicas como el sueño o el sexo pueden generar impulsos más fuertes, pero la gente es más propensa a ceder a las necesidades digitales”, afirmó al respecto Wilhelm Hofmann, director del equipo que realizó el sondeo.
Consultado sobre este fenómeno, Mariano Feuer (@foier), docente de la Universidad de Buenos Aires y de San Andrés, referente en temas relacionados con redes sociales, señaló que “no existe la adicción a Twitter”. Hay personas que son “adictas a diferentes cosas”, pero es un “error” pensar que las redes sociales pueden generar ese tipo de patologías.

Twitter: ¿Pasión y adicción?
Twitter: ¿Pasión y adicción?

“Considerar que Twitter es adictivo es una mirada conservadora, que está fuera de encuadre”, apuntó Feuer. La utilización de las redes sociales es un ejercicio de “traslación de la comunicación” y el ser humano, como sujeto social, “necesita comunicarse”.

“¿Alguien puede decir que un mecánico que está varias horas escuchando la radio en su taller es un adicto?”, preguntó el docente, para luego refutar cualquier especulación en ese sentido. “Twitter es sólo una herramienta de comunicación más”, aseguró.
En diálogo con Geekye, Feuer describió que la necesidad humana por la comunicación puede generar “síndromes de ansiedad”, pero descartó de lleno la posibilidad que esto se pueda encuadrar como una adicción. Además, consideró falaz cualquier intento de comparar a un usuario intensivo de Twitter con personas que sufren de alcoholismo o tabaquismo.
Respecto a la cantidad de tiempo que le dedican los ‘tuiteros’ argentinos a la red de microbloggings, el experto local explicó que existen tres grandes grupos: un “núcleo duro” de alrededor de 100 mil usuarios que ejercen una gran interacción con la red social y que se conectan, principalmente, desde sus dispositivos móviles. Algo que le da la libertad de ingresar a la plataforma cuando lo deseen.
El segundo grupo de usuarios puede ingresar al microblogging a diario, para leer ‘tuits’ y, eventualmente, ‘re-tuitear’ o escribir algún mensaje. Mientras que el tercer grupo sólo ingresa a la red social un par de veces por semana y su interacción es baja.
Más allá de las diferentes visiones profesionales respecto de la adicción, o no, a la red social del pajarito azul, el imaginario social y la sensación de los usuarios más intensivos en relación a la “cultura tuitera”, suele rozar el fanatismo.
De hecho, la sola comparación de Twitter con otras redes sociales, como Facebook, en cualquiera de sus aspectos, puede generar una respuesta “pasional”, como si se tratara de un Boca-River de las plataformas sociales.
Asimismo, según pudo recoger Geekye, en diálogo con varios de los llamados ‘tuiteros’ del “núcleo duro”, existen al menos 20 caracteristicas compulsivas que se repiten en el devenir diario de la actividad en Twitter, donde la pasión por comunicar se puede confundir con una adicción.
1. Sienten que es el fin del mundo cuando se cae Twitter.
2. Nada los pone más contentos que la notificación de un ‘re-tuit’.
3. Se emocionan cada vez que suman un seguidor.
4. Siempre es buena la ocasión para pedir que los sigan en Twitter.
5. Con cada ‘tuit’ piden RT indiscriminadamente.
6. Perder seguidores los hace entrar en crisis.
7. Arroban a sus contactos y piden RT en todos los mensajes, aunque sean vía e-mail.
8. Pasan todo el día en Twitter y consideran que lo que hacen es un “servicio”.
9. Mantienen actualizado su microblogging cada segundo.
10. Si no actualizan su perfil piensa que les están fallando a sus seguidores.
11. Incluyen el nombre de su perfil de Twitter cuando firman un e-mail.
12. En sus tarjetas de presentación incluyen su ID de Twitter.
13. Tienen Twitter establecido como página de inicio de su navegador.
14. Para conectarse a Twitter utilizan simultáneamente varias aplicaciones.
15. Su estado en el chat es “Seguime en Twitter: @…”.
16. Le piden a todo su entorno que se abran cuentas en Twitter y que los sigan.
17. Esperan los viernes con ansiedad y consideran blasfemos a los que no hacen #FF.
18. En reuniones con amigos no puede faltar el tema Twitter.
19. A lo largo del día pasan más tiempo en Twitter que en cualquier otra actividad.
20. Piensan seriamente en hacerse un ‘tuit-tatuaje’, si es que todavía no lo tienen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s