8 claves para que un periodista verifique una fuente de Twitter o Facebook

fotoverificacionAutor: Jorge Francés Martín @jorgefrances

Las redes sociales se han convertido en una fuente muy importante de información para los periodistas. Han creado una nueva forma de relacionarse con los ciudadanos y permite que sean los propios ciudadanos anónimos los que aporten datos e informaciones sobre sucesos o eventos noticiosos. Sin embargo, también suponen un reto: el de la verificación de la información.  La inmediatez por ser los primeros en dar una noticia o por encontrar testigos de un suceso ya han provocado errores graves en algunos medios de comunicación al fiarse de mensajes que más tarde resultaron ser falsos.

Existen formas de verificar perfiles de Twitter o Facebook para analizar si podemos aceptarles como una fuente fiable o no. Un tema esencial para mantener la credibilidad de nuestro trabajo. Este trabajo de verificación, que es definitiva, el de contrastar la información, es una de las grandes garantías que debe aportar la información periodística profesional.

Hay periodistas como Silvia Cobo que se han especializado en estudiar la relación que los periodistas deben tener con Internet. En su libro “Internet para periodistas” enseña fórmulas de verificación entre otras muchas cosas. También la web Emergency Jourmalism del Centro de Periodismo Europeo y el periodista Jordi Pérez Colomé nos dan muchas claves.  Estas son las principales:

1. ¿Es un perfil verificado por Twitter? La propia red social Twitter se encarga de verificar perfiles, sobre todo de instituciones y personajes públicos. Cuando un perfil está verificado aparece con un símbolo azul al lado del nombre usuario con el símbolo del check in en el interior.

2. Acudir a otras formas de contacto del perfil.  En las redes sociales existen perfiles falsos de personajes conocidos, de políticos,  de instituciones, de expertos… incluso de aparentes ciudadanos anónimos. Sería un grave error dar por válida una cuenta de una institución o personaje que luego resulta ser falsa. Una de las mejores maneras de comprobarlo es acudir su página web oficial o blog y verificar si el perfil que indican es el mismo que estamos siguiendo. También hacer una búsqueda en Google para conocer que referencias y enlaces llevan a ese perfil. Si siguen las dudas, lo más conveniente es intentar contactar con ese perfil para ponerlo a prueba, ya sea a través del teléfono, correo electrónico o un mensaje privado en las redes sociales.

3. ¿Cuándo se creó ese perfil? Puede resultar un dato clave para detectar perfiles falsos o malintencionados tanto en Facebook como en Twitter. Si se ha creado recientemente va ganando puntos para no fiarnos de él. Existe una herramienta que nos puede ayudar mucho en ese trabajo. Se llama Whendidyoujointwitter y nos indica la antigüedad de la cuenta simplemente con introducir el nombre del perfil.

 Este trabajo de verificación, que es definitiva, el de contrastar la información, es una de las grandes garantías que debe aportar la información periodística profesional.

4. ¿Qué amigos tiene? Comprobar las relaciones de esa cuenta de Twitter o Facebook también suele ser efectivo. Los perfiles con muy pocos amigos o con amigos que nada tienen que ver con la actividad sobre la versan sus informaciones es una mala señal.  Existe herramientas que hacen este trabajo rápido, y nos muestran los enlaces a todas las redes sociales que tenga un perfil concreto y sus amigos. Para Google Crome se puede usar Hoverme y para Firefox Identify.

5. ¿Qué lenguaje utiliza en sus mensajes? Nunca está de más acudir al perfil completo o muro y revisar sus últimos mensajes. A veces el lenguaje utilizado o el contenido de las conversaciones que ha mantenido recientemente pueden dejarnos las cosas bastante claras.

6. Utiliza la geolocalización para saber desde dónde escribe. Sería un error de principiante intentar hacer creer que has sido testigo de un accidente en Sevilla, si el aparato tecnológico con el que has enviado el mensaje a las redes sociales se encuentra en Barcelona. Pero si ocurre, es fácil descubrirlo. Si el perfil tiene activada la geolocalización nos indicará donde se encuentra quien escribe.

7. Si está difundiendo fotos, ¿son verdaderas? Ya ha sucedido que perfiles falsos han “colado” fotomontajes como imágenes verdaderas. También hay herramientas para descubrir el engaño si no somos expertos fotógrafos.Fotoforenscis nos indica si la fotografía que analiza tiene partes que hayan sido modificadas analizando sus niveles de calidad y de luz.  Jeffery’s Exif Viewer nos proporciona la fecha, la hora, los ajustes, y dependiendo de la cámara, la localización GPS de donde ha sido tomada.

8. La más importante: hablar con la fuente. Es una de las máximas del periodismo a la hora de enfrentarnos a verificar cualquier tipo de fuente. Hablar, preguntar y ponerle a prueba. Sería esencial haber contactado con una fuente de alguna manera antes de dar su información por válida.

Fuente: comuniteca.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s